Aspectos históricos y curiosidades sobre el tabaco

Tabaco

A pesar de que el tabaco está integrado en la sociedad de forma totalmente habitual, existen algunas curiosidades que no todo el mundo conoce. En este post descubrirás por ejemplo como llegó el tabaco a España o de donde proviene su nombre.

Empecemos por los orígenes y como sucede con muchos otros productos de hoy en día debemos traer a colación el nombre de Cristóbal Colón, pues fue él quien al descubrir América se encontró con hombres y mujeres que se dedicaban a aspirar el humo que se producía al quemar una especie de cilindros formados con hojas secas.

La planta originaria del tabaco es la llamada Nicotiana Tabacum, originaria de los andes y que a la llegada de Colón ya estaba introducida por todo el continente. A pesar de que existen más de 50 especies, las dos que se cultivan para su comercializacion son la Nicotiana tabacum y y la Nicotiana rústica.

Ya sea en forma de cigarrillos o en tacaco de liar, la industria del tabaco sigue teniendo una gran importancia en la economía mundial. El tabaco de liar, concretamente va ganando terreno al cigarrillo comercial, al permitir al fumador disfrutar del tabaco de una forma más personal. En la actualidad multitud de tiendas físicas u online ofrecen diferentes tipos de tabaco y un sinfín de diferentes papeles de fumar, como el conocido papel de fumar smoking, uno de los que más variedades tiene en el mercado.

No sería hasta el siglo XIX, cuando la primera industria del tabaco coge fuerza en Cuba, naciendo importantes marcas que a día de hoy todavía perduran. Fue en 1889 cuando la fabricación del tabaco comenzó a tornarse más mecánica y en 1959 la industria del tabaco ya se expandió por todo el mundo.

Su llegada a Europa atendía en un primer momento a necesidades médicas, pues era empleado como producto medicinal para diversas dolencias como la sordera, lesiones en la piel, tos fuerte o incluso problemas de visión severos. No sería hasta años después, cuando su labor medicinal se diluyó tomando protagonismo el efecto placentero que tenían quienes disfrutaban con su consumo.

Desde sus orígenes hasta la actualidad la forma de disfrute de esa planta ha ido evolucionando, siendo en un principio un producto que se masticaba, para evolucionar hasta los cigarrillos que hoy en día se consumen, pasando por la inhalación de vapores.

En España el descubrimiento de América supuso la apertura de nuestras fronteras a un producto cuyo cultivo estuvo regulado por el estado desde el siglo XVIII, año en el que la Real Hacienda Pública se encarga de controlar el mercado, al tiempo que administra las ganancias que deja. Las Cortes de Cádiz dictaron en su Constitución de 1812 el libre cultivo de esta planta.

Fernando VII decidió abolir esta medida, siendo en 1827 cuando comenzó a hacerse frente al contrabando de este producto; el miedo a perder el control sobre su cultivo dio paso a la expedición de permisos para su cultivo. No sería hasta 1917 cuando se consolida el modelo de producción del tabaco en España, con el perfeccionamiento de las técnicas de cultivo y la tecnificación de su fabricación.

A día de hoy el negocio del tabaco da empleo a 50.000 personas de forma indirecta y a más de 100.000 de forma indirecta, generando unos ingresos derivados de su venta de 9.111 millones de euros al año. En muchas zonas de España, su cultivo, ha permitido frenar la despoblación que sufren la mayoría de núcleos rurales de nuestro país.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad