Guía para decorar una estancia con un cuadro al óleo

Personalidad, estilo, tranquilidad o sensación de orden son algunos de los valores que un buen cuadro al óleo puede aportar a cualquier estancia. Te damos las claves para que escojas la obra que más se adapta al entorno que la acompañará.

Antes de nada, hay que decir que debemos desterrar la idea de que un cuadro al óleo es una opción en desuso o demasiado clásica. Nada más lejos de la realidad, tan solo hay que observar una revista de decoración para darse cuenta de que ya sean obras originales o reproducciones de arte siempre tienen su lugar. La clave está en escoger el adecuado.

Cuadros
Cuadros

Por desgracia no todos podemos tener un cuadro de Monet en nuestro despacho, pero si podemos encontrar reproducciones de cuadros impresionistas por ejemplo, que aportan una nota diferenciadora y una explosión de color difícil de superar.

Tip para decorar con pinturas al óleo

  • Apuesta por los cuadros de gran tamaño, con colores que destaquen sobre la pared y que encajen en la gama cromática de la estancia. Ten en cuenta el color del suelo, o de alguno de los muebles.
  • El marco no es un elemento imprescindible. Una buena obra no necesita ningún tipo de adorno que le reste protagonismo. Si decides complementar el cuadro con un marco, escoge una gama cromática acorde. Si la pintura tiene colores fuertes, opta por un marco más neutro, si por el contrario los colores que predominan son más bien fríos, aporta el toque de color con el marco.
  • ¿Debe estar siempre colgado? Rotundamente no. Una composición de cuadros sin colgar sobre una chimenea o un aparador dan un toque desenfadado al que es difícil resistirse.
  • Me han regalado dos cuadros en serie y no sé que hacer con ellos. La pared sobre la que se coloquen aportará una nota de orden y calma. Si además son colores suaves se podrán integrar en la decoración de una forma muy sutil y elegante.
  • Usa las composiciones de varios cuadros para aportar sensación de dinamismo. Si optas por una composición de diferentes formas crearás un estilo desenfadado, si lo haces con obras del mismo tamaño y forma, la sensación de orden será la que predomine. Este tipo de composiciones permiten además, la opción de variarlas cada poco tiempo, con lo que las posibilidades de combinación son infinitas. Lo que si debes tener claro es que debes pensar en ellas como un conjunto, a la vista deben ser armónicas y no destacar ninguna sobre otra. Asegúrate que los espacios entre unos cuadros y otros tengan la misma distancia. No se trata de colocar a lo loco, estudia el entorno y lánzate a por ello.

Como puedes comprobar las opciones son muchas, pudiéndose adaptar al gusto y estilo de cada uno. Las pinturas al óleo además, son una opción muy interesante para hacer un regalo inolvidable, si es a uno mismo mucho mejor!.