Cómo organizar tus menús semanales para triunfar en la mesa

A menudo, cuando hablo con los compañeros de trabajo o los demás padres del cole, casi siempre sale la misma queja: la pesadez que supone la organización de los menús semanales. Ya sea en aquellas familias que solamente cenan en casa, como aquellas, que comen y cenan, es complicado mantener un menú saludable, variado y al gusto de todos día tras día.

Te damos unos trucos sencillos, prácticos e infalibles para que las rutinas gastronómicas semanales ya no sean un problema para ti.

Organización y previsión: los primeros pasos para que todo funcione

Saber de antemano que es lo que va a haber en tu mesa, ya vivas tu solo o tengas familia, es fundamental para que la rutina diaria fluya sin sobresaltos. Llegar a casa después de un duro día de trabajo y tener que cocinar, sin ni siquiera saber qué es lo que hay en la despensa es el primer paso para acabar comiendo lo primero que se cruce en tu camino.

Dedica un día a la semana, en mi caso es el domingo, a organizar todos los menús del día a día. Esto te permitirá, además acudir a la compra con una lista ya cerrada, lo que también se traduce en ahorro de dinero y mejor aprovechamiento de los alimentos.

Comer
Comer

Según la previsión de menú que haya para el día siguiente, es probable que puedas dejar algún trabajo ya adelantado lo que te permitirá llevar todo con mayor tranquilidad. Muchos platos, además ganan en calidad si los dejas cocinado de un día para otro.

Comida a domicilio, el aliado que nunca te falla

Por mucha previsión que tengamos, está claro que siempre surgen imprevistos. Horarios que no se cumplen, alguna persona que se suma a la mesa o que simplemente no te encuentras con fuerza para cocinar. La comida a domicilio puede sacarte de más de un apuro.

En nuestro caso, además, nos ha ayudado a descubrir los tesoros gastronómicos de nuestra zona. La comida china suele ser siempre nuestra elección, y no lo dudes si te decimos que la mejor, la tienes en Just Eat. Restaurantes con un excelente servicio y que cuentan con ingredientes de primera para todas sus elaboraciones. Si además tenemos reunión de amigos o los peques traen a sus compis, no solemos complicarnos, ellos eligen y el pedido llega antes de que acabemos de poner la mesa.

Comida china
Comida china

Sano, equilibrado y rico: así es el menú perfecto

Esos son los ingredientes que no deben faltar en ninguno de tus platos.

Sano: trata de que la forma de elaboración de tus alimentos sea lo más saludable posible. Un pescado será mucho más sano al horno o a la plancha, que con un rebozado de huevo y pan rayado, en ocasiones demasiado empapado de aceite. Lleva esta máxima a cualquier plato que vayas a preparar.

Equilibrado: revisa tu plato y fíjate si cubre todas las necesidades nutricionales de la familia. Hidratos de carbono, proteínas y verduras deben estar presentes en todos los platos y en la proporción correcta. En la búsqueda del equilibrio, es indispensable que tengas en cuenta cual es el consumo de calorías que cada comensal hace a lo largo del día.

Rico: una verdura al vapor puede ser un plato apetecible si lo cocinamos y lo condimentamos adecuadamente. Juega con las especias, las hierbas aromáticas o cualquier otro producto que enriquezca tu receta. Con un buen acompañamiento, ni los más reáceos a los vegetales se resistirán.

Fija un día a la semana para hacer la compra

Una vez que tengas claro que es lo que toca esa semana, fija un día para hacer la compra. Involucra a los más pequeños cuando tengas que llenar la cesta de la compra, para que aprendan a hacerlo de la forma más saludable posible.

Ten en cuenta que los lunes no suele ser un buen día para la compra de productos como el pescado o la carne. Teniendo esta premisa clara, integra entre tus rutinas semanales, al menos una hora para ir al super. Procura ir con tiempo, de esta forma podrás escoger los mejores productos y el mejor precio. En este caso te aconsejamos que te decantes siempre por productos de temporada, que son mucho más baratos.

Con estos sencillos trucos verás como el día a día se hace mucho menos pesado a la hora de llenar tu plato y el de los tuyos. Como todo método, es susceptible de ser mejorado. Tan solo has de probar y apostar por lo que mejor te funcione.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad