Índices hipotecarios: Euribor e IRPH

Cuando realizamos cualquier operación en la que nuestro dinero está en juego, por pequeña que sea, es importante que conozcamos todos los detalles que la rodean. Si esta operación va a ser llevada a cabo con una entidad bancaria y es de cierta magnitud, nuestros sentidos deben estar bien alerta.

Una de las operaciones bancarias más contratadas por el común de los mortales, son las hipotecas. La compra de una vivienda, supone para casi todo el mundo, la obligación de contratar este producto para poder afrontar el enorme gasto que supone. Conocer todos los términos y conceptos, es fundamental para decidir de forma más consciente, inteligente y acertada en función de nuestras necesidades.

Invertir en bolsa

Si te has decidido a contratar una hipoteca, tendrás claro lo que son los intereses, esa especie de peaje que hay que pagar para poder disponer del dinero prestado. Cada mes, abonamos al banco una parte del capital y otra parte de intereses. Lo que no todo el mundo tiene claro es la forma en la que el banco va a calcular el importe de esos intereses. Ese índice que ha de servir de referencia para fijar la cuantía de los mismos.

El Euribor y el IRPH, son dos de los índices de referencia usados para el cálculo de los tipos de interés variables en las hipotecas en España.

El Euribor viene fijado por el Banco Central Europeo, mientras que el IRPH es el tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años otorgados por las entidades de crédito españolas. En su día, este índice fue el aconsejado por los bancos a sus clientes para sus hipotecas, alegando una incesante fluctuación del Euribor. A pesar de que nunca ha llegado a bajar de la diferencia de 2 puntos con respecto al Euribor, fueron muchos los clientes que contrataron este tipo de hipotecas a pesar del desagravio comparativo que sufrían.

La diferencia entre el importe a pagar mes a mes, por una hipoteca que toma como referencia el Euribor para el cálculo de sus intereses y otra que se basa en el IRPH salta poderosamente a la vista.

El sobrecoste que ha supuesto para muchos hipotecados esta modalidad contratada, ha llevado a muchos de ellos a reclamar ante los tribunales por las cantidades que a su juicio han pagado de más.

Igual que lo fueron las preferentes en su día, o la llamada «cláusula suelo», el índice IRPH se ha convertido en el nuevo caballo de batalla de los clientes que se sienten estafados por sus entidades bancarias. Se estima que en nuestro país, se han podido firmar en torno a 1 millón de hipotecas con el IRPH como referencia.

Si te encuentras en este situación, no dudes en informarte y conocer los derechos que tienes frente a tu entidad.

Ir arriba