Retirada del amianto: todo lo que debes saber

El amianto, también denominado asbesto, es un material que se usó durante muchos años en la construcción de tejados o fabricación de tuberías. En muchas ocasiones se aludía al amianto con el nombre de Uralita, ya que así se denominaba la mayor empresa que se dedicaba a su fabricación.

Su uso se prohibió en 2001, cuando se descubrió que era uno de los contaminantes ambientales de nuestra época. Cuando el material se deteriora por el paso del tiempo o porque se rompe, es cuando comienza a soltar las microfibras que inhaladas son productoras de enfermedades peligrosas. Es por ello que en el caso de que sea necesario efectuar una retirada de amianto debe hacerse con el mayor cuidado posible, preferiblemente por una empresa que se dedique a ello. No tan solo la retirada, sino que también la eliminación, debe hacerse teniendo en cuenta toda la legislación vigente al respecto. Algo para lo que tan solo están preparadas las empresas que tienen autorización para dedicarse a ello.

Tejado
Tejado

El peligro del material, es potencial cuando se rompe o cuando está desgastado, por lo que es necesario conocer todo el procedimiento a realizar en caso de querer eliminarlo. Son las empresas gestoras de este tipo de residuos, las que deben proceder a su retirada, garantizando la trazabilidad del residuo desde el punto de recogida al depósito final, destinado específicamente a este tipo de materiales.

Durante el proceso de retirada, han de observarse todas las medidas de protección indicadas para las personas que realicen el trabajo. Estas personas deberán llevar los medios de protección adecuados y una vez finalizada la retirada, el equipo de protección también pasa a ser considerado como residuo peligroso.

Desde que su prohibición fue anunciada, es frecuente ver como este material se ha ido retirando de forma indiscriminada, procediendo a su depósito en zonas que ni siquiera tenían autorización para ello. La necesidad de este tipo de trabajos, es común que se ponga de manifiesto con la resolución de otro tipo de problemas. Es el caso de un conocido, que supo que su casa tenía este tipo de material cuando contacto con una empresa que se dedicaba a los desatascos urgentes en Madrid. De no ser por ellos, a día de hoy seguiría respirando las partículas que una tubería escondida y deteriorada soltaba en su hogar.

Una vez que el material ha sido eliminado correctamente, ha de procederse a la descontaminación del lugar en donde estaba. Para ello son necesarios aspiradores que tengan un filtro específico que eliminen totalmente cualquier rastro de contaminación. Finalizado el proceso se lleva a cabo una medición ambiental, a fin de determinar si la zona está libre completamente de agentes contaminantes. Tras dos o tres días como máximo desde que se ha finalizado, se tendrán los resultados. Si el resultado es negativo, se puede proceder a seguir trabajando en la zona de retirada.

Hay que decir que la ley obliga a retirar este material en caso de que su vida útil haya finalizado. Si tienes a tu alrededor algún elemento fabricado con este material no lo dudes y contacta con un profesional que gestione de manera eficiente su eliminación.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad