¿Qué es la envidia? todo sobre este sentimiento que tanto daño hace

La envidia es un sentimiento que se crea en la persona por no tener aquello que desea pero que alguna otra persona si puede tener. Por desgracia es uno de los sentimientos que más abunda porque la gente quiere muchas veces tener las cosas pero no trabajar por ellas.

Cuando una persona se centra en lo que quiere, día a día suma su grano de arena para conseguir lo que quiere se va encontrando en el camino gente que desarrolla el sentimiento de envidia hacia ella.

Envidia
Envidia

Por otra parte la envidia se desarrolla en todos los aspectos imaginables, puede ser que la forma de tu cabello o algo más grande como tu puesto de trabajo cause envidia en otras personas. Es un sentimiento muy negativo que puede dominar a la persona haciendo que se comporte de una manera hostil y muy desagradable.

La envidia, los celos, el hacer daño a los demás es algo que deberíamos quitar de nuestras vidas, tanto hacia nosotros como de nosotros hacia otras personas.

La envidia te afecta siempre

La envidia no solamente puede afectar tu situación emocional sino también tu relación con el mundo exterior, una persona que convive con este sentimiento sólo puede atraer cosas malas porque no está trabajando por lo que quiere sino está enviando una vibra muy fea y pesada a la persona que si lo está haciendo.

Eventualmente, todos hemos sentido envidia en algún momento de nuestra vida hacia alguien por alguna mínima cosa, el asunto es que no puedes dejarte llevar por este sentimiento.

La envidia como pecado capital

La religión llamada cristianismo ha incluido la envidia como parte de los 7 pecados capitales. Los 7 pecados capitales son catalogados como vicios en los cuales nosotros como personas caemos constantemente. Y es de hecho cierto, todos caemos constantemente en la envidia hacia otra persona.

Además los pecados capitales hacen que la persona comience a realizar otros pecados para poder recurrir siempre al vicio original.

La envidia te daña como persona

No es tan sólo que desees lo que la otra persona tiene, es que además te alegras delas cosas malas que le suceden. No es de buenas personas, ni de personas sanas que vivas con la mentalidad del daño o esperando que todo lo malo caiga a esa persona que tiene lo que tú quisieras tener.

Por otra parte al estar constantemente en ese ambiente de hostilidad y de mala vibra también te haces daño, te acostumbras a que siempre hayan cosas negativas, te alegra lo negativo, y eso te hace daño. Cuando somos personas capaces de alegrarnos y desearle cosas positivas a los demás, eso mismos deseos regresan a ti en diferentes maneras.

Las personas encerradas en un mundo de envidia, maldad, de miseria, sólo eso es lo que atrae, la mente humana es demasiado poderosa y hace que pasen cosas si centras toda tu atención en ello ya sea positivo o negativo.

Hay miradas que matan
Hay miradas que matan

En conclusión si estás en un momento de tu vida en el que careces de cosas, en el que ves que otras personas obtienen lo que tu quisieras tener, no caigas en el juego constante de la envidia, por el contrario, trabaja fuertemente para poder conseguir lo que quieres.