Cómo afecta el estrés en tu vida sexual y 8 tips para solucionarlo

El estrés se puede presentar en cualquier momento de la vida, teniendo en cuenta el ritmo frenético que marca la sociedad actual y las muchas dificultades que se presentan en el día a día. Una vez que llega, puede reflejarse en diferentes ámbitos, como el laboral, el familiar o el social, pero también en otros en los que no se suele pensar, como en la vida sexual

Cuando una persona se siente invadida por una gran cantidad de estrés, es habitual que se encuentre cansada, tensa, preocupada y desanimada. Por este motivo, se ve afectada la rutina diaria en todas sus facetas, laboral y personal. Además, se dejan de hacer cosas que hasta ese momento gustaban mucho. Dentro de la desgana general, se suele sufrir un importante descenso de la libido y un menor deseo de mantener relaciones sexuales.

Esta situación afecta en el plano personal, y por supuesto, en las relaciones de pareja. Hay que poner remedio cuanto antes para que el estrés no afecte a la vida sexual y se sume otro motivo más de preocupación, aumentando el estrés, los conflictos, y empeorando la situación. Además, las relaciones sexuales son un momento excelente para liberar endorfinas, las hormonas de la felicidad, y liberar tensiones, por lo que es más recomendable que nunca mantenerse activos ante estos periodos.

1.      Diálogo

Es muy importante hablarlo con la pareja, en caso de tenerla, pues en esos momentos representará un gran apoyo. Dialogar sobre el tema es un buen comienzo, será más fácil localizar cuáles son los detonantes del estrés y buscar remedios juntos. Además, el o la compañera será más comprensiva con esa falta de apetencia y sabrá el origen, evitando malentendidos.

2.      Amarres de amor

Los hechizos ayudan a muchas parejas en diferentes momentos de la relación, pues los hay con objetivos muy diferentes. Algunos tratan de recuperar a la persona amada cuando se siente que esta se aleja o ya se ha ido, otros están enfocados a alejar a terceras personas que enturbian la relación y los hay que se encargan de avivar la pasión.

Los amarres de amor de Alicia Collado para aumentar la libido y mejorar la salud sexual son de gran ayuda, y es que, si bien es cierto que la magia de estos embrujos es muy poderosa, solo será efectiva si es llevada a cabo por profesionales. En este sentido, Alicia Collado es una famosa vidente precisamente por sus amarres de amor.

3.      Hacer ejercicio

Hacer deporte mejora el estado de salud en general, previene enfermedades y ayuda a liberar el estrés, por lo que son muy buenas razones para practicarlo. En el plano íntimo, mejora la potencia sexual. Actividades como correr, la natación, el ciclismo o el tenis son algunas de las disciplinas que más ayudan a recuperar el apetito sexual, manteniendo unos buenos niveles de endorfinas y testosteronas en el caso de los hombres.

4.      Aprender técnicas de relajación

Hay que darse tiempo a uno mismo. Cuando la causa de los problemas de índole sexual está relacionada con el estrés, no hay nada mejor que buscar técnicas de relajación que se puedan incorporar en la rutina diaria. La respiración profunda, la meditación o el estiramiento son algunas de las prácticas más eficaces para bajar los niveles de estrés.

5.      Comer sano

La alimentación es esencial para la salud en general y la salud sexual en particular. Los alimentos ricos en Omega 3, como las nueces, el aceite de oliva o el atún, generan dopamina en el cerebro, favoreciendo el deseo sexual. Los productos ricos en proteínas, como la carne o los frutos secos, aumentan los niveles de testosterona.

6.      Evitar medicarse siempre que sea posible

Tomar medicamentos antidepresivos puede parecer en principio la solución más rápida y eficaz contra la depresión, pero el resultado final puede resultar contraproducente.

La mayoría de medicinas tienen efectos adversos y, en este sentido, el 50% de los pacientes que toman antidepresivos han sufrido problemas sexuales, como son la falta de apetito sexual, la disfunción eréctil o el retraso del orgasmo.

7.      No tener relaciones sexuales si no apetece

En ocasiones se tienen relaciones sexuales sin que realmente se sientan ganas. Se fuerzan en un intento de satisfacer a la pareja, sobre todo si se nota que la relación se está resintiendo. Desgraciadamente, cuando uno siente ansiedad en encuentro suele terminar en fracaso. En lugar de eso, tal y como se comentó con anterioridad, lo mejor es el diálogo, ser honesto con la pareja y disfrutar de otra manera, por ejemplo, con besos y caricias.

8.      Acudir a un experto

Si el problema persiste, es habitual que no se pueda superar una situación de estrés sin acudir a un especialista. Si se han probado todos los consejos anteriores y no se nota mejoría, lo mejor es asumir que se tiene un problema y pedir ayuda a un experto.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad